Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cuidado con las cooperativas de autónomos…

Las llamadas «cooperativas de autónomos» ha sido tema de actualidad este verano por la sanción y el cierre decretado a la más popular y la mayor de este tipo de firmas, Factoo, utilizada para canalizar las facturas de autónomos.

Las llamadas «cooperativas de autónomos» ha sido tema de actualidad este verano por la sanción y el cierre decretado por Empleo a la más popular y la mayor de este tipo de firmas, Fidelis Factu, S. Coop., comercialmente conocida como Factoo. Empleo considera que su actividad no es la de una auténtica cooperativa y que la decisión de se basa, según un comunicado del propio Ministerio, en que Factoo incumple el artículo 116 de la Ley de Cooperativas.

La labor de Factoo es conocida en el mundo laboral como «cooperativa de facturación». Es decir, su labor es actuar a cambio de una comisión como intermediaria entre profesionales con la Seguridad Social y Hacienda para facturar sus trabajos. De esta forma, el usuario no se da de alta como autónomo y paga menos impuestos, porque factura como si fuera trabajador de una cooperativa, a la que puede estar asociado solo unos días.

Según la promoción que hacia la misma entidad, se presenta como una «cooperativa de trabajo asociado» y bajo el lema «cotiza solo el tiempo que trabajes». Los usuarios de Factoo tenían que inscribirse en su web y abonar una cuota de socio de 30 euros para ser cooperativistas. Esta cantidad se reembolsa íntegramente al darse de baja si han realizado al menos diez facturas o ingresado más de 1.500 euros. En caso contrario, solo se devolverán 10 euros. Los usuarios de la supuesta cooperativa podían emitir facturas a sus clientes a través de esa cooperativa, sin tener que darse de alta como autónomo o constituir una empresa. Las facturas, eso sí, se emiten a nombre de Factoo, que será la encargada de cobrar por los servicios ofrecidos con el compromiso de liquidar al socio en un máximo de tres días desde el cobro. Factoo decía que el ahorro para los usuarios sería de alrededor del 30% de su facturación bruta.

No obstante, Empleo argumenta que Factoo no es realmente una sociedad cooperativa porque no tiene como objeto la colaboración de los socios para el logro de un objetivo común mediante su trabajo, sobre la base de la ayuda mutua y un patrimonio común. Tal vez lo más grave no es que Factoo se aprovechara de las ventajas de la figura legal de la sociedad cooperativa, sino que quienes usaron sus servicios pueden ser acusados de fraude a la Seguridad Social porque en lugar de registrarse como autónomos y pagar la cuota, usaban la cooperativa para evitarlo. De hecho, muchos usuarios de Factoo están siendo investigados y se les puede reclamar el equivalente de las cuotas de autónomos no pagadas.

¡Que tengáis un feliz fin de semana!